EL SIMBÓLICO ÁRBOL DE LA PLAZA DE DON LUIS QUE EL ALCALDE VENDIÓ POR UN VOTO

El Partido Popular de Pilas denuncia públicamente la tala (y más que probable, muerte) del Ficus que adornaba la plaza de Don Luis, plantado en 1996 y con unos 30 años de edad,  que se había convertido en un símbolo pileño, incluido en la lista de bienes patrimoniales a proteger por el propio Ayuntamieto.

A la vez, queremos hacer hincapié en las reiteradas mentiras del Alcalde sobre los posibles daños a la casa cercana, ya que en el año 2009 fue inspeccionada al completo por técnicos competentes, acompañados por un experto provincial en este tipo de árboles.

En aquel entonces se realizó una zanja a lo largo de toda la fachada de la vecina de aproximadamente dos metros de profundidad (existe el reportaje fotográfico), donde se comprobó que ninguna raíz iba en dirección a la vivienda.

Posteriormente se rellenó con una pantalla de hormigón imposible de atravesar para las raíces, y con la intención de hacer a lo largo de cuatro años la misma operación en los cuatro laterales de la plaza al objeto de controlar el crecimiento de tan preciado ejemplar de árbol. Ese fue el consejo de un gran experto y eso es lo que hizo el Partido Popular mientras gobernó.

Ahora, bajo las directrices del encargado de la finca municipal, sin ninguna titulación, ni experiencia en este tipo de operaciones y además  sin  ningún informe técnico que avale absolutamente nada, el Alcalde pretende hacernos creer otra de sus mentiras y además asegura que volverá a crecer en otro sitio.

Seguramente si levanta media plaza, media calle y profundiza unos diez metros quizás lo consiga. Lo que no dice es que esa operación es mucho más cara que haber controlado el crecimiento a través de los muros laterales de hormigón, amén de que el árbol hubiera seguido en ese privilegiado lugar de Pilas y disfrutado por todos los pileños en días tan señalados como el de Domingo de Carreritas, entre otros.